Traductor

lunes, 11 de agosto de 2014

HIGIENE EN LOS ALIMENTOS


Higiene en los alimentos
Los alimentos están expuestos a la acción contaminante de innumerables bacterias, algunas de ellas inofensivas, otras capaces de ocasionar hasta la muerte. Su correcta manipulación es fundamental para evitar el contagio de enfermedades. Para la manipulación de alimentos es necesaria
la cadena alimentaria. La cadena alimentaria es el conjunto de procesos por el cual se somete el alimento desde su producción hasta su consumición. Desde el momento de su producción hasta el de su consumo, los alimentos están expuestos a la contaminación ya sea por agentes naturales o debido a la intervención humana.

Los agentes naturales son los diferentes microorganismos y pueden desarrollarse tanto en alimentos frescos como procesados, causando enfermedades. Por suerte, con los recaudos adecuados en las distintas etapas, además de la higiene y manipulación cuidadosa de los alimentos y utensilios que se utilizan en la cocina, es posible prevenir en gran medida de enfermedades.
Para evitar enfermedades hay una serie de consejos en las distintas etapas de la cadena alimentaria que se deben realizar:

1. PRODUCCION

* Lavar las manos antes de preparar los alimentos. 
* Lavar bien los recipientes, tablas, mesas y utensilios que se usen al preparar alimentos 
* Utilizar agua potable para el lavado de los alimentos. 
* Lavar la pila de la cocina y todo aquello que haya estado en contacto con carne cruda. 
* No utilizar los mismos utensilios (tablas, cuchillos, tenedores, etc.) para los alimentos crudos y los cocinados. 
* Descongelar los alimentos congelados dentro del horno o del microondas y no sobre la mesa de la cocina. 
* Lavar frecuentemente los repasadores y trapos de la cocina con agua caliente. No usar esponjas.

2. ALMACENAMIENTO

* Las carnes: Si no se van a utilizar dentro de las 48 horas, se llevan congelador, pero antes hay que eliminar la grasa. 
* Los lácteos y productos envasados: El envase que los contiene debe lavarse con agua
* Los fiambres: En verano son preferentes los que se cortan delante de uno, antes que los ya envasados. Si no existe esta opción, preferir el envase que esté más cercano al frío
* Frutas y verduras: Sí poseen mucha agua, se marchitan o pudren. Lo ideal es lavarla, secarla y guardarla en la nevera
o en recipientes herméticos de plástico. 
* Productos secos (arroz, fideos, harina, etc.): Son los menos susceptibles de deterioro porque no tienen agua. Pero el calor es la principal causa de deterioro por los parásitos que se forman como los gorgojos
* Las conservas enlatadas: Verificar la fecha de enlatado y de caducidad. 
* Almacenar separadamente los alimentos crudos y los cocidos con el fin de evitar la contaminación cruzada entre ellos.

3. COMERCIALIZACION

* Dejar para lo último la compra de los alimentos que están refrigerados (carnes, leche, quesos, etc.). 
* Comprar sólo la cantidad que se pueda almacenar con seguridad. 
* Observar todas las fechas de caducidad en los artículos perecederos que están precocidos o listos para el consumo. 
* No comprar alimentos en malas condiciones. Los alimentos refrigerados deben estar fríos al tocarlos; los congelados deben estar totalmente duros. Los enlatados no deben tener abolladuras, rajaduras o tapas hinchadas. 
* Los tiempos de traslado deben ser acotados para no romper la cadena de frío.

Información facilitada por Juan Gonzalo